Biblioteca Becquer

Fragmentos de los Maestros

Comienzo de “El Miserere” de Gustavo Adolfo Bécquer

“Hace algunos meses que visitando la célebre abadía de Fitero y ocupándome en revolver algunos volúmenes en su abandonada biblioteca, descubrí en uno de sus rincones dos o tres cuadernos de música bastante antiguos, cubiertos de polvo y hasta comenzados a roer por los ratones.
Era un Miserere.

Yo no sé la música; pero le tengo tanta afición, que, aun sin entenderla, suelo coger a veces la partitura de una ópera, y me paso las horas muertas hojeando sus páginas, mirando los grupos de notas más o menos apiñadas, las rayas, los semicírculos, los triángulos y las especies de etcéteras, que llaman llaves, y todo esto sin comprender una jota ni sacar maldito el provecho.

Consecuente con mi manía, repasé los cuadernos, y lo primero que me llamó la atención fue que, aunque en la última página había esta palabra latina, tan vulgar en todas las obras, finis, la verdad era que el Miserere no estaba terminado, porque la música no alcanzaba sino hasta el décimo versículo.

Esto fue sin duda lo que me llamó la atención primeramente; pero luego que me fijé un poco en las hojas de música, me chocó más aún el observar que en vez de esas palabras italianas que ponen en todas, como maestoso, allegro, ritardando, piú vivo, a piacere, había unos renglones escritos con letra muy menuda y en alemán, de los cuales algunos servían para advertir cosas tan difíciles de hacer como esto: Crujen... crujen los huesos, y de sus médulas han de parecer que salen los alaridos; o esta otra: La cuerda aúlla sin discordar, el metal atruena sin ensordecer; por eso suena todo, y no se confunde nada, y todo es la Humanidad que solloza y gime; o la más original de todas, sin duda, recomendaba al pie del último versículo: Las notas son huesos cubiertos de carne; lumbre inextinguible, los cielos y su armonía... ¡fuerza!... fuerza y dulzura.

-¿Sabéis qué es esto? -pregunté a un viejecito que me acompañaba, al acabar de medio traducir estos renglones, que parecían frases escritas por un loco.

El anciano me contó entonces la leyenda que voy a referiros....”

Gottfried von Strassburg , autor de Tristán e Isolda

“He llevado a cabo una labor, una grata labor dirigida al mundo y destinada a consolar nobles corazones: a aquellos a los que aprecio y al mundo sobre el que descansa el mío propio. No me refiero al mundo común, a ese mundo de los que, según he oído decir, no pueden soportar el dolor y únicamente ansían estar inmersos en la felicidad. ¡que dios se lo permita! Mi historia no esta dirigida ni a su mundo ni a su forma de vivir; su vida y la mía son dos mundos aparte. Es a otro mundo al que me dirijo, al mundo que lleva en su corazón una carga de dulce amargura, que se deleita con ello y con el dolor de la nostalgia, que ama la vida y se entristece con la muerte, que ama la muerte y se entristece con la vida. Dejad que tenga mi mundo en ese mundo, que me condene o me salve con él.”

Palabras de Gandalf en “EL Retorno del Rey” de Tolkien

“Pero no nos atañe a nosotros dominar todas las mareas del mundo, sino hacer lo que está en nuestras manos por el bien de los días que nos ha tocado vivir, extirpando el mal en los campos que conocemos, y dejando a los que vendrán después una tierra limpia para la labranza. Pero que tengan sol o lluvia, no depende de nosotros. “

Luis Landero

“El hombre es sobre todo un animal narrativo.(...)
Al fin y al cabo, nos pasamos la vida contando historias: es decir, contando lo que nos pasó ayer, lo que esperamos hacer mañana, lo que hemos pensado, imaginado o soñado, contando lo que alguien nos contó, o recordando, que es también una forma de contar.
Todos somos Simbad, ese mercader que vive pacíficamente en Bagdad y que un dia se embarca para ir a negociar a lejanas tierras, sufre un naufragio y corre aventuras magníficas. Y esto le sucedió siete veces. Luego, con los años, regresa definitivamente a Bagdad, retoma su vida ociosa y se dedica a contar sus andanzas a un breve auditorio de amigos.
Pues eso es lo que más o menos hacemos cada día. Simbad es Proust, pero también es esa señora que vuelve del mercado y le cuenta a las vecinas lo que acaba de ocurrir en la frutería.
No sé por qué, pero nos produce placer narrar, recrear con palabras lo que hemos vivido. Recrear: es decir, que nunca contamos fielmente los hechos, sino que siempre inventamos o modificamos algo: a la experiencia real le añadimos la imaginaria, y eso es sobre todo lo que nos produce placer.
De ese modo, vivimos dos veces el mismo hecho: cuando lo vivimos y cuando lo contamos. A menudo pasa que, en la realidad, hemos representado papeles secundarios en un suceso; al contarlo, sin embargo, nos reservamos el papel de protagonista (aunque solo sea porque lo contamos desde nuestra perspectiva). La realidad nos pone en nuestro sitio; luego, nosotros, por medio de la narración, ponemos a la realidad en el suyo.”

Dalai Lama, Tensin Giatso

“Debemos distinguir claramente entre lo que la ciencia considera como no existente de lo que la ciencia sencillamente no es capaz de descubrir. No podemos afirmar que no existe nada más allá de lo que percibimos con nuestros cinco sentidos. Incluso aquello que nuestros abuelos no percibieron lo descubrimos ahora nosotros.”

EL MAESTRO Y EL MISERABLE - UN CUENTO ORIENTAL

Un maestro oriental que vio cómo un escarabajo se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el escarabajo le picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el escarabajo le picó.

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
- Perdone, ¡pero usted es un miserable!...Ja, Ja... ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua le picará?
El maestro respondió:
- La naturaleza del escarabajo es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es intentar ayudar.
  Su naturaleza es la de un hombre arrogante y vulgar y eso no va cambiar la mía que es la  de un hombre sabio y tranquilo....

Y entonces, haciendo uso de una hoja el maestro sacó al escarabajo del agua, le salvó la vida y se alejó en silencio.

Dias mas tarde, los dos hombres se encontraron de nuevo en un sendero cerca de las montañas. En ese momento el hombre vulgar grito. Una serpiente venenosa le había picado en la pierna y permanecía cerca del hombre que se retorcía de dolor en la tierra.

- Si me acerco, la serpiente podrá picarme pero si no le ayudó usted morirá en pocas horas. -dijo el maestro.
- ¡Ayúdeme se lo ruego! – suplicó el hombre.
-  Esta bien....seré un miserable y le ayudaré – dijo el maestro.
 Entonces el maestro le salvó la vida y el hombre comprendió al fin la sabiduría y la nobleza  de aquel maestro y se convirtió por un tiempo en su discípulo.

Fragmento de  "Libro del Caballero Zifar"  novela de caballería anónima

"Dice el cuento que este caballero Zifar fue buen caballero de armas y de muy sano consejo a quien se lo demandaba, y de gran justicia cuando le acomendaban alguna cosa donde la hubiese de hacer, y de gran esfuerzo, no mudándose ni orgulleciendo por las buenas andanzas, ni desesperando por las desventuras fuertes cuando le sobrevenían. Y siempre decía verdad y no mentira cuando alguna demanda le hacían, y esto hacía con buen seso natural que Dios pusiera en él.

EL CUENCO Y EL BASTÓN – UN CUENTO ZEN

Hace mucho tiempo una penosa y larga sequía hacía estragos en China. Los arrozales estaban secos y la gente sufría hambre. Se hizo venir a un célebre mago, El Maestro Shoko, para que usara su poder contra el dragón del cielo que retenía la lluvía. Por medio de hechizos, Shoko hizo venir al rey de los dragones, después a todos los dragones del cielo y los encerró en su cuenco y la lluvia comenzó a caer abundantemente.

En el transcurso de un viaje, el maestro Chu encontró en la montaña dos tigres que se peleaban furiosamente; entonces alzó entre las dos fieras su bastón coronado por argollas
tintineantes y el combate cesó inmediatamente.

Fragmento de Conan De la conversación con Bélit en Queen ofthe Black Coast

"El dios principal es Crom que mora en una gran montaña. Pero de poco sirve invocarle, pues no se cuida de si los hombres viven o mueren. Es mejor permanecer en silencio, en lugar de reclamar su atención, ya que suele enviar desdichas en lugar de fortuna. Es temible y poco amistoso, pero infunde energía y violencia en el alma del hombre. ¿Qué más podemos pedirle a una deidad?... En el culto de mi pueblo no hay esperanza aquí ni en el más allá... En este mundo los hombres luchan y sufren en vano, encontrando sólo placer en el torbellino enloquecedor de la batalla. Una vez muertos, sus almas entran en un reino gris, cubierto de neblinas y azotado por vientos helados, donde vagan tristemente por toda la eternidad... He conocido numerosas deidades y aquel que niega su existencia es un hombre tan ciego como el que confía ciegamente en ellas. Nada busco después de la muerte. Puede que exista la negrura de la que hablan los escépticos nemedios, o el reino helado y nebuloso de Crom, o las llanuras nevadas y las grandes salas de piedra del Walhalla de los habitantes de Nordheim. Ni lo sé, ni me importa. Dejadme vivir intensamente mientras respire, dejadme saborear el rico jugo de la carne y sentir el picante sabor del vino en el paladar; dejadme gozar del cálido contacto de unos brazos de mujer y de la locura de la batalla, cuando llamean las hojas de acero; dejadme vivir con todo eso, y estaré contento. Que los maestros, los sacerdotes y los filósofos reflexionen acerca de la realidad y de la ilusión. Sólo sé que si la vida es ilusión, yo no soy más que eso, una ilusión, y ella por consiguiente, es, para mí, la realidad. Vivo, quemo mi vida y lucho. Así estoy satisfecho".

Fragmento de Conan en The Treasure of tiránicos

"Sé muy bien lo que es estar sin recursos en tierra hiboria. En mi país, en
cambio, había a veces épocas de hambre, pero la gente sólo padecía verdadera necesidad cuando era muy grande la escasez de alimentos en el territorio.
Por el contrario, en los países civilizados tuve ocasión de ver a gentes
hartas de comida, mientras que otras se hallaban en los huesos. Sí, yo he
visto a algunas personas caer y morir de hambre en la calle, enfrente de
almacenes repletos de toda clase de ali-mentos.
Yo mismo pasé hambre en ocasiones, pero en tales oportunidades me limité a tomar lo que necesitaba con la ayuda de mi espada..."

Fragmento de Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand

"GUICHE:
Hoy un poeta es cosa de buen ver...¿queréis vos serlo mio?

CYRANO:
De nadie, caballero.

GUICHE:
Yo os digo que no os ha de pesar. A mi buen tío Richelieu complacióle
en alto grado ayer vuestro talento; yo cerca de él serviros he pensado...se
que
tenéis un drama terminado.

LEBRET:
De esta representan tu Agripina...

GUICHE:
Llevádselo

CYRANO:
En verdad...

GUICHE:
Mi tío es diestro...sólo algún verso os tachará...

CYRANO:
Imposible, señor.

GUICHE:
No os preocupeis....es un maestro.

CYRANO:
Y yo soy un discipulo irascible, condición que, cual veis, al
punto asoma si me hablan de cambiar solo una coma.

GUICHE:
Mas si un verso le gusta caballero, suele pagarlo caro.

CYRANO:
Menos caro que yo, que al escribirlo no fui avaro,
pues puse en él mi corazón entero. Me lo canto a mi mismo y voy pagado.

GUICHE:
Sois orgulloso.

CYRANO:
¿Lo habéis notado?"

Poema de Konstantínos Kaváfis

ÍTACA.
Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Fragmento de  El Señor de los Anillos Tomo II de Tolkien

"Guerra ha de haber mientras tengamos que defendernos de la maldad de un poder destructor que nos devoraría a todos; pero yo no amo la espada porque tiene filo, ni la flecha porque vuela, ni al guerrero porque ha ganado la gloria. Sólo amo lo que ellos defienden; la ciudad de los hombres de Númenor; y quisiera que otros la amasen por sus recuerdos, por su antigüedad, por su belleza y por la sabiduría que hoy posee. Que no la teman sino como acaso temen los hombres la dignidad de un hombre, viejo y sabio."

Fragmento de El Capitàn Alatriste de Arturo Pèrez Reverte

"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente. Se llamaba Diego Alatriste y Tenorio, y había luchado como soldado de los tercios viejos de Flandes. Cuando lo conocí en Madrid malvivía, alquilándose por cuatro maravedís en trabajos de poco lustre, a menudo en calidad de espadachín por cuenta de otros que no tenían la destreza o los arrestos para solventar sus propias querellas."

Fragmento de La Biblioteca de Babel de J. L. Borges

"El Universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un nùmero indefinido, Y tal vez infinito, de galerìas hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, Cercados por barandas bajìsimas. Desde cualquier hexàgono, se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente. "

Comprueba la validez XHTML 1.0 Strict de ésta página ¡CSS Válido! WebMistress
Página desarrollada por Miguel Ángel - mafg1977 (arroba) yahoo.es
Página programada y diseñada por Lidia M. "DarkGaze" - Madrid
Página web cultural sin ánimo de lucro.